Ravi Zacharias escribió esta oración el 8 de julio de 2016, después de los trágicos acontecimientos en Louisiana, Minnesota y Dallas. Sus palabras de lamento y esperanza fueron oportunas en aquel momento y a la vez atemporales, pues nos sirven ahora mientras lloramos por los recientes ejemplos de maldad e injusticia como los asesinatos de Ahmaud Arbery, George Floyd y Breonna Taylor.

En RZIM nos comprometemos a continuar el legado y ejemplo de Ravi de ser un pacificador en medio de tiempos tan polarizados y de apuntar a la fuente de esperanza y justicia en medio de la convulsión y el sufrimiento de este momento cultural.

Únete a orar por la justicia y la paz en este momento, y pidamos a Dios que de nuevo saque algo bello de las cenizas:

Dios, nuestro Padre celestial, hacemos memoria del día en que Jesús se arrodilló junto a su amada ciudad y lloró diciendo: “¡Cómo quisiera que hoy supieras lo que te puede traer paz! Pero eso ahora está oculto a tus ojos” (Lucas 19:42).

En nuestro interior experimentamos esa misma realidad. Lloramos por nuestras ciudades mientras enterramos a nuestros muertos. El sonido de los disparos es el triste sonido de lo que ya ha destrozado nuestras relaciones. Somos testigos de la desconfianza, la venganza y la ira. No hay nadie que nos guíe y nos dirija. ¿A quién iremos?

Nuestras diferencias parecen separarnos aún más. Oh, Señor de milagros, haz lo que solo tú puedes hacer para salvarnos de nosotros mismos. Danos hombres y mujeres que nos guíen hacia la reconciliación. Danos líderes que nos unan y curen nuestras heridas, no líderes que solo incitarán al odio.

Danos voces que traigan esperanza y no desesperación. Por favor, conforta a los que están de luto y da humildad a los que se oponen a tus caminos. Danos la capacidad de detenernos por unos instantes para mirarte a ti antes de dejarnos llevar por nuestras soluciones impulsivas.

Nosotros derramamos la sangre del otro cuando no tenemos respuestas. Tú derramaste tu propia sangre como la única respuesta. Nosotros matamos, enterrados en la desesperación. Tú resucitas, dándonos esperanza.

Le dijiste a Pedro que guardara la espada y sanaste al que él había herido. Eso es lo que anhelamos. Que reprendas al que hiere y sanes por dentro al herido. Dios de milagros, por favor, hazlo de nuevo. Te necesitamos. Nuestra nación te necesita. Nuestros líderes te necesitan. Hoy, muchos hogares echarán de menos a sus seres queridos que ya no regresarán. Sin ti no tenemos esperanza. Contigo todo es posible, pues eres capaz de sacar algo bello incluso de las cenizas. Oramos anhelando el día de la verdad desarmada y del amor incondicional. Por favor, responde nuestra oración.

Te lo pedimos en el nombre de Jesús tu Hijo, nuestro único Salvador.

Amén.

Traducción: Dorcas González Bataller

¿Te ha gustado? Compártelo con tus contactos:
Ravi Zacharias

Ravi Zacharias

Fundador de RZIM.

Fundación RZ

Calle Félix Boix, 7, 1º, Oficina 4
28036 Madrid, España

915 024 394
info@fundacionrz.es