Noticias RZ

Ravi Zacharias ya está con el Señor

Escrito por 19 mayo, 2020Sin Comentarios

 

El 4 de enero, mi padre recitó una estrofa de este himno del difunto Richard Baxter (1615-1691):

Señor, no me corresponde saber,
Si he de vivir o morir;
Mi porción es amar y servir,
A quien su gracia me da sin yo merecer.
Si la vida es larga, feliz seré,
A través de los años te obedeceré;
Si es breve, ¿por qué he de entristecer
Si el día eterno aguardo por fe?

Cristo no me guía por sendas más oscuras
Que las que Él mismo recorrió;
Quien ha de entrar en el Reino de Dios
Lo hace por el camino que Él trazó.
Ven, Señor, cuando tu gracia me haya preparado
Para contemplar tu bendito rostro;
Si ha sido dulce tu obra en la vida terrenal,
¿No será mas dulce la vida celestial?

Allí veré el fin de mis quejas,
De mi cansancio y mi pecado;
Y me uniré triunfante a los santos
Que cantan y alaban al Salvador.
Poco conozco de esa vida,
Débil es la vista de la fe;
Basta que Él lo sabe todo y es fiel,
Y que para siempre estaré con Él.

Ninguno de nosotros podría haber imaginado que, solo dos meses después de recitar la última estrofa, mi padre se enteraría de que tenía cáncer y que pronto experimentaría lo descrito en este himno de más de 300 años de antigüedad. Hoy afirmamos, tal como mi padre recitó y Baxter escribió: “Basta que Él lo sabe todo y es fiel / Y que para siempre estaré con Él”. Mi padre, a los 74 años, se ha unido “triunfante a los santos que cantan y alaban al Salvador”. Quienes lo conocimos y lo amamos celebramos su vida y, lo que es más importante, a su Salvador.

Mi padre siempre quería hablar de su Salvador: Jesucristo. Incluso en sus últimos días, cuando le faltaban las fuerzas y el aire para hablar, dirigía cada conversación a Jesús y a lo que el Señor había hecho. No dejaba de maravillarse de que Dios hubiera tomado a un escéptico de diecisiete años, hundido en la desesperanza y la incredulidad, y lo hubiera llamado a una vida de gloriosa esperanza y fe en la verdad de las Escrituras; un mensaje que llevaría por todo el mundo durante 48 años. 

Sus pensamientos y conversaciones de los últimos años y en sus últimas semanas estaban llenos de gratitud por el equipo de evangelistas, apologetas y demás personal al que él llamaba familia: el equipo de RZIM, Ravi Zacharias International Ministries. Hablaba del corazón sensible de nuestros evangelistas y de su amor por las personas. Algunos han dicho que mi padre abrió un camino cuando comenzó a encomiar la fe cristiana y a abordar las grandes preguntas sobre el sentido de la vida hace casi cinco décadas. Como un amigo muy querido comentó, también allanó ese camino para que sus compañeros de ministerio en todo el mundo continúen y millones de personas conozcan al mismo Jesús al que él sirvió fielmente, al que ahora ve cara a cara. 

Su humildad, gracia, amor por las personas y, sobre todo, su amor por el Señor, están grabados para siempre en mi mente, mi corazón y mi vida. Su amor por nuestra familia será imposible de reemplazar hasta el día en que nos reunamos con él en el cielo. Ravi y Margie acababan de celebrar su 48º aniversario de boda. Mi madre estaba totalmente comprometida con el llamado y el ministerio de mi padre, creyendo que Dios los había llamado a los dos. No puedo recordar ni un solo momento en que su compromiso con ese llamado se debilitara, porque siempre tuvo una confianza inquebrantable en el Dios que los llamó y en sus propósitos. Experimentamos la bondad y la fidelidad de Dios de muchas maneras cuando permitió que trajéramos a mi padre a casa. Gracias a ello estamos en paz y llenos de profunda gratitud a Dios por las innumerables expresiones de su amor. Naomi, Nathan y yo estamos profundamente agradecidos por vuestras continuas oraciones por nuestra madre Margie y las muchas expresiones de amor hacia ella y hacia nosotros. 

Pronto nuestra familia se reunirá para celebrar un servicio junto a su tumba. En los próximos días daremos detalles sobre el servicio conmemorativo que se celebrará en Atlanta y que se transmitirá por todo el mundo. 

El Evangelio de Juan recoge estas palabras de Jesús: “Porque yo vivo, también vosotros viviréis” (14:19). Siete palabras que cambiaron la trayectoria de la vida de Ravi Zacharias hace unos 57 años. Es el versículo que aparece en la lápida de su abuela y el que aparecerá en la suya también. Hoy mi querido padre está más vivo que nunca. Damos gracias a Dios por él y nos comprometemos de nuevo a compartir esta verdad con todo aquel que quiera escuchar, hasta que el Señor nos llame a nuestro hogar eterno.

Con profundo amor y gratitud, y en nombre de Margie, Naomi y Nathan,


Sarah Davis
CEO, RZIM

Margie y la familia Zacharias han pedido que en lugar de regalos de condolencias se efectúen donativos para la obra de RZIM. En España, se pueden efectuar a través de Fundación RZ. Lo más importante en el corazón de Ravi eran las personas. Su pasión y la obra de su vida se centraron en ayudar a la gente a entender la belleza del mensaje de salvación del evangelio. Oramos que, tras su fallecimiento, más personas lleguen a conocer la gracia salvadora que se encuentra en Jesús a través del legado de Ravi y el equipo internacional de RZIM.

Traducción: Dorcas González Bataller
Lee el artículo original en la web de RZIM (en inglés).

 

Medios: Nota de prensa e imágenes descargables

¿Te ha gustado? Compártelo con tus contactos:

Fundación RZ

Calle Félix Boix, 7, 1º, Oficina 4
28036 Madrid, España

915 024 394
info@fundacionrz.es