Repercusión en los Medios

“Convertir la verdad en un asunto de opiniones lleva inexorablemente a la pérdida de esperanza”

Escrito por 29 enero, 2020Sin Comentarios

El individualismo, el vacío existencial o la intolerancia al sufrimiento marcan la evolución de nuestra sociedad en el ámbito de la psique. Dialogamos sobre ello con Pablo Martínez Vila, dentro de nuestra serie ‘La década en resumen’.

PEDRO TARQUIS – MADRID, 29 DE ENERO DE 2020

Queremos analizar y reflexionar sobre los principales cambios que se han vivido en la última década, ahora que comienza el 2020. Para ello estamos con Pablo Martinez Vila, conocido psiquiatra, escritor, conferenciante internacional y Presidente de la Fundación RZ para el diálogo de fe y cultura. Nadie tan cualificado como él para tratar aspectos de la esencia del ser humano.

Pregunta. Se habló del ‘pienso luego existo’, del ‘siento luego existo’, y posteriormente de la post-verdad. En esta década que llega ¿cuál es la referencia que sirve de ancla al ser humano?

Respuesta. Las dos grandes anclas del ser humano son la Verdad y la esperanza. Ambas van asociadas, son inseparables y constituyen la espina dorsal de la existencia humana. Estos dos referentes no varían con el tiempo, los necesitamos hoy igual que hace veinte siglos. Lo que varía es el trato, la actitud de los hombres hacia estas dos anclas. Ahí es donde radica el origen de la profunda crisis de valores actual. La sustitución de la Verdad por mi verdad ha roto una de las dos anclas arrastrando con su ruptura a la esperanza. El reconocido historiador francés Jacques Barzun ya advirtió en Del amanecer a la decadencia, su obra más conocida, que “el asalto postmoderno a la idea de la verdad podría levarnos a la liquidación de 500 años de civilización”.

La raíz del conflicto no es cultural ni siquiera ideológica, es moral. Lo que se está dilucidando en el fondo no es una nueva filosofía, sino quién tiene la autoridad en mi vida y en el mundo, “¿manda alguien ahí arriba o puedo mandar yo?’”. En este sentido, un auténtico seísmo ha sacudido los cimientos de la civilización occidental porque en los últimos 30 años el fundamento y la naturaleza de la verdad han cambiado de forma extraordinaria. El cambio se resume en una frase: la verdad ha muerto, viva mi verdad. El auge del subjetivismo y la bancarrota de la verdad como un valor absoluto constituyen el rasgo más descollante de la sociedad del siglo XXI desde el punto de vista ético.

Leer artículo completo en Protestante Digital

¿Te ha gustado? Compártelo con tus contactos:

Fundación RZ

Calle Félix Boix, 7, 1º, Oficina 4
28036 Madrid, España

915 024 394
info@fundacionrz.es