Category

Artículos

El COVID-19 y las preguntas que me deja

Por | Artículos

Con la crisis del coronavirus, una de las cosas que estamos descubriendo estos días es que quizá no teníamos tanto control como pensábamos. Como señaló el artista Lecrae en sus redes sociales, “No hemos perdido el control de nuestras vidas; se ha roto la ilusión de que alguna vez hayamos estado en control de nuestras vidas“. No es algo totalmente negativo: un baño de realidad puede ayudarnos a reordenar prioridades, a replantear expectativas (quizá no somos tan poderosos e independientes como pensábamos) y, más agudamente, a repensar cuáles son nuestros anhelos más profundos. Leer más

En la epidemia, la confianza triunfa sobre el miedo

Por | Artículos

Vivimos días de ansiedad e incertidumbre. El mundo entero está con miedo. De pronto hemos tomado conciencia de la fragilidad de la vida. ¿Qué pasará mañana? La fortaleza en la que el Hombre contemporáneo se creía seguro se ha tornado debilidad, hay grietas en los pilares y nos sentimos vulnerables. La gente busca un mensaje de serenidad y tranquilidad. 

Una situación de crisis como la que estamos viviendo sacude nuestra filosofía de vida y debilita nuestra autosuficiencia. Ello nos obliga a buscar refugio en valores seguros. En los ámbitos financieros se recurre al oro cuando la bolsa se hunde. ¿Cuál es el equivalente del “oro” en nuestra vida? ¿Dónde podemos poner nuestra confianza? Esta es la pregunta clave. Leer más

Una reflexión sobre la crisis del coronavirus

Por | Artículos

La mayoría de nuestras naciones están siendo violentamente sacudidas por el brote de coronavirus. ¿Cuándo, si no es en estos momentos, somos llamados a levantarnos y brillar?

El coronavirus, el amor al prójimo y la cuarentena en la Biblia

Ya en el Antiguo Testamento encontramos regulaciones de cuarentena muy estrictas para los que padecen enfermedades infecciosas (Levítico 13 en adelante). Cuando los cristianos siguen el consejo médico y las restricciones del gobierno para, por ejemplo, reducir drásticamente todo contacto social, no es una expresión de incredulidad (como si Dios no tuviera el poder de protegernos o curarnos). Más bien, es lo que exige la sabiduría y, sobre todo, el amor al prójimo. La ecuación es sencilla y seria: cuanto más baja sea la tasa de infección viral, menor será el número de personas vulnerables que morirán. ¡Dónde podamos contribuir a ese resultado, debemos hacerlo! Leer más

Alguien te busca incansablemente

Por | Artículos

“Debes imaginarme solo, en aquella habitación del Magdalen, noche tras noche, sintiendo, cada vez que mi mente se apartaba por un momento del trabajo, el acercamiento continuo e inexorable de Aquel con quien, tan fervientemente, no deseaba encontrarme. Aquel a quien temía profundamente cayó al final sobre mí. En el último trimestre del curso de 1929 cedí, admití que Dios era Dios y, de rodillas, recé; quizá fuera, aquella noche, el converso más desalentado y reacio de toda Inglaterra. Entonces no vi lo que ahora es más fulgurante y claro: la humildad divina que acepta a un converso incluso en esas condiciones. Al fin el hijo pródigo volvía a casa por su propio pie. Pero ¿quién puede adorar a ese Amor que abrirá las puertas a un pródigo al que traen revolviéndose, luchando, resentido y mirando en todas direcciones buscando la oportunidad de escapar?”.(1) Leer más

Verdad o Amor: ¿por cuál te decantas tú?

Por | Artículos

Vivimos en la sociedad de la posverdad. Eso decía The Economist hace un tiempo, y no hace mucho, el Diccionario Oxford eligió “posverdad” como Palabra del Año. Si retrocedemos un poco más en el tiempo, con un 11% de votantes estadounidenses que creyeran que eras “honesto y de confianza” tenías suficiente como para llevar 9 puntos de ventaja en la carrera para ser el próximo Presidente de los Estados Unidos. Pero, por supuesto, esos sondeos también eran posverdad.

Estamos muy confundidos respecto a la verdad: está la verdad, y luego está la verdad al desnudo. Está la verdad, y luego está la verdad del evangelio (aunque muchos consideren que el evangelio es falso). Está la verdad, y luego está la verdad absoluta (aunque para muchos esta ya no tiene nada que ver con Dios).

Estiramos la verdad, torcemos la verdad y desfiguramos la verdad. Enterramos la verdad porque la verdad duele. Cuando queremos que algo no sea verdad, tocamos madera. Cuando queremos que algo sea verdad, cruzamos los dedos. ¿En qué cruz de madera estamos poniendo nuestra confianza? Leer más

Navidad para los cansados

Por | Artículos

Dios no vino a este mundo para aplaudir a los triunfadores y felicitar a los que tienen la vida resuelta. Vino para que los que caminan en la oscuridad puedan ver la luz.

Cada año el mismo debate: ¿cuándo se puede empezar a escuchar música navideña? Algunos escuchan encantados a Nat King Cole desde principios de septiembre, mientras que otros se convierten en Scrooge cada vez que oyen un villancico. Leer más

El poder de una pregunta

Por | Artículos

Para la mayoría de la gente, empezar con una pregunta es una buena idea: ayuda a ser más concretos, da lugar al diálogo, revela lagunas de conocimiento y es algo natural.(1) Los niños hacen preguntas de forma instintiva para descubrir el mundo. Por supuesto, hay preguntas poco meditadas y hay preguntas muy bien pensadas. La diferencia es difícil de explicar, pero cualquiera que haya escuchado o hecho una buena pregunta, hecha en el momento adecuado, sabrá inmediatamente por qué siempre merece la pena hacer preguntas acertadas que den que pensar. 

Cuando se trata de preguntas sobre la fe, los cristianos a menudo ponen como ejemplo la pregunta que Dios hace a Adán y Eva —¿Dónde estáis? — y la forma en la que Jesús interactúa con la gente en el Nuevo Testamento.(2) Observa algunas de las preguntas que Jesús hizo:

¿Qué buscas? ¿Qué quieres que haga por ti? ¿Tanto tiempo llevo ya entre vosotros, y todavía no me conoces? Si solo amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? ¿Quieres quedar sano? ¿Ves a esta mujer? ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde el alma? ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? ¿Quién es más importante, el que está a la mesa o el que sirve? ¿Creéis que he venido a traer paz a la tierra? ¿Quién de vosotros, si su hijo le pide pan, le da una piedra, o si le pide un pescado, le da una serpiente? ¿Cómo va a ser posible que creáis si buscáis la gloria los unos de los otros, pero no buscáis la gloria que viene del Dios único?¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? ¿Por qué me llamáis “Señor, Señor” y no hacéis lo que os digo?¿Por qué quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de la tradición? ¿Por cuál de estas buenas obras me queréis apedrear? ¿Crees que no puedo acudir a mi Padre, y al instante pondría a mi disposición más de doce legiones de ángeles? ¿Queréis desayunar? ¿Porque me has visto, has creído? Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto? ¿Me amas?

Foto: Lou Hablas

Tal vez empezar haciendo preguntas no sea tan mala idea después de todo, ¿no? Aun así, puede que a algunos les parezca sospechoso comenzar con preguntas. Algunos pueden pensar que son preguntas tendenciosas o capciosas. Otros quizá temen ser infieles a Dios si las preguntas les llevan a involucrarse demasiado. Pero, como puedes ver, Jesús hizo preguntas. Y esa es, a mi entender, la mejor razón para hacer preguntas. Además, cuando Jesús hacía una pregunta, de repente quedaba claro qué era lo importante, no solo para el receptor de la pregunta, sino también para todos los que estaban escuchando. Las preguntas de Jesús, a menudo subversivas, resumen y cuestionan las estructuras de autoridad, los símbolos y las presuposiciones reinantes. Sus preguntas las ponen al descubierto para que todos puedan ver más claramente las motivaciones, las tradiciones, los prejuicios y la furia que a menudo se esconde bajo la superficie.

Las preguntas pueden ayudarnos a concentrarnos, a prestar atención y a pensar juntos. Una buena pregunta puede transformar una conversación que no iba a ningún lado en uno de esos momentos que nos cambian la vida, cuando nuestros ojos se abren a la realidad. En esos momentos, cuando hacemos las preguntas oportunas, y lo hacemos con respeto, a veces podemos ver más allá y encontrarnos con la persona que está detrás de la pregunta. En palabras de T. S. Eliot, “Oh alma mía, prepárate para la llegada del Desconocido. Prepárate para aquel que sabe hacer preguntas”. El mensaje de Cristo viene con poder, coherencia y compasión y es capaz de responder a las preguntas más profundas que salen disparadas cuando la puerta se abre.

 

Tom Price es tutor académico de Oxford Centre for Christian Apologetics y forma parte del equipo de conferenciantes de RZIM en Europa.

 

(1) Adaptación del artículo de Tom Price titulado “Starting With Questions”, Pulse, Núm. 8 (Verano 2011), pp. 12-13.
(2) Génesis 3:9.

Traducción: Dorcas González Bataller

¿Por qué un Dios bueno permite el dolor personal?

Por | Artículos

Cómo transformó mi vida el sufrimiento

Nabeel Qureshi

Crecí en una familia musulmana devota y respetable. Para mí, abrazar la fe cristiana fue la decisión más dolorosa de mi vida, no solo a nivel intelectual, sino a nivel personal, porque sabía que significaba sacrificar todo lo que había conseguido en la vida hasta ese momento.

Con frecuencia había escuchado predicaciones que enseñaban que “convertirte en cristiano te transformará la vida”, en el sentido positivo. Sabía que, en mi caso, sería justo lo contrario: solo convertiría mi vida en una pesadilla. Por eso tenía que saber cuál era la verdad.

Cierto día del verano de 2005, estando convencido ya de que la evidencia histórica apuntaba a favor de Jesús, me di cuenta de que ya no creía en el islam. Pero sabía que ir un paso más allá y decir, “cueste lo que cueste, abrazaré la fe cristiana” conllevaría un sufrimiento significativo. Leer más

¿Aún creemos que no necesitamos un Salvador?

Por | Artículos

A nivel tecnológico, académico, intelectual y económico estamos más avanzados que nunca antes en la historia de la humanidad. Sin embargo, el suicidio, la depresión, el divorcio, la ansiedad y la fractura social han aumentado como nunca en todo el mundo. ¿Por qué?

La película The Martian —protagonizada por Matt Damon— cuenta la historia del astronauta ficticio Mark Watney. Watney se encuentra varado en Marte después de una evacuación de emergencia de su estación espacial. En su lucha por sobrevivir, somos testigos de su increíble ingenio, capacidad para innovar y resiliencia.

Ya en la tierra, la escena final de la película muestra a Watney hablando a un grupo de cadetes de la NASA. Basándose en su desgarradora experiencia, explica la importancia de la dedicación, afirmando que “…si resuelves suficientes problemas, puedes volver a casa”. Leer más

¿Cuál sería el milagro definitivo en un mundo como el de hoy?

Por | Artículos

Nuestro mundo está cargado de dolor, miedo, sufrimiento, pobreza y falta de perdón. ¿Jesús aún rescata el cuerpo y el alma de la sombra y los lleva a la luz?

En el interesante encuentro entre Jesús y el paralítico que aparece en Lucas 5:17-26, vemos un claro recordatorio de la relación entre cuerpo y alma, lo temporal y lo eterno. Los amigos del paralítico hicieron todo lo que estuvo en sus manos para ponerlo donde Jesús pudiera verlo y tocarlo. Incluso destruyeron parte de la propiedad de la persona que Jesús estaba visitando con la esperanza de que hiciera un milagro por su amigo. Imagino que pensaron: si Jesús puede hacer que un hombre paralítico vuelva a caminar, entonces arreglar el techo será pan comido. Con cuidado bajaron a su amigo, hasta colocarlo cerca de Jesús. Pero lo que no se esperaban era el debate apologético que se dio a continuación:

¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados quedan perdonados”, o “Levántate y anda”? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—: A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Leer más